Las esculturas de torso o de partes de cuerpo humano son usualmente un regalo de pareja en una ocasión especial o de una vida de amor. También para unos es simplemente el recuerdo de un estado físico en previsión del paso del tiempo. Es una forma de conservarse “joven para siempre”". Nuestro cuerpo es único y es una forma artistica de conservarlo. Es ideal para decoración interior de oficina como de sala o recamara.