,

Las esculturas de adultos pueden ser un tributo al oficio como es el caso de la mano del cirujano, un músico y su flauta, las manos de un pianista, etc. o un recuerdo invaluable de nuestros padres o abuelos. Una forma muy original y significativa de mostrar el amor y el respeto por nuestros amigos, padres, abuelos, maestros, jefes, etc. Estas piezas siempre nos han traído gran satisfacción ya que unas manos de una persona mayor reflejan el transcurso de una vida y causan muchísima emoción al ser recibidas como regalo, sorpresa o detalle. Incluso hemos asistido a hospitales por petición de la familia para conservar una escultura de personas en fase terminal y así conservar un recuerdo físico frente a los tiempos difíciles que se acercan.